A pesar de que han existido distintas reglas de convivencia social frente al uso exagerado de los smarthphones, en esta sociedad hiper-tecnologizada ha sido casi imposible deshacerse de estos equipos. Hasta el más aficionado a la cultura tiene la fotografía de un concierto o de un plato de comida, e incluso ha contestado algún mensaje estando en el medio de una película en el cine. Continue reading